El Principiante

El Ocaso de un Amor

Se creían la pareja más feliz y perfecta,
En su vida brillaban cientos de arcoiris,
Y así pasaron muchos días,
Pero poco a poco fueron cambiando,
La rutina y la infidelidad los acechaban,
Y ante su atónita mirada, a su amor maltrataban.

Les dolía ver como su cariño se les iba de las manos,
Pero no hicieron nada, pues nada podía hacer;
Todo ese amor, todo ese cariño,
Se convertían en recuerdos de un lejano ayer.

El fin había llegado, ella lo supo admitir;
Decidió partir, dejarlo a él atrás, y seguir,
Mientras la tarde desaparecía,
El se quedó sentado, pensando;
Intentando encontrar una razón,
Y llegó la noche, y lo cubrió cual oscura manta,
Y él aun quedó ahí, aún sin respuesta.
Con un último "te quiero" atorado en su garganta.

Sólo pudo quedarse con su dolor,
Mientras triste observaba,
El ocaso de un Amor,
El ocaso de su Amor.

Comentarios1

  • Humberto Mariano

    La tristeza nos embarca pero la forma en manifestarla en la poesia es algo admirable y divino ya que nos permite desahogarnos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.