LindaSakura

La muerte con sabor a ambrosia

La noche se poso sobre los aposentos de los amantes,
la claridad de la luna entraba por la ventana de aquella habitación.
La noche resguarda el amor que los jóvenes se profesaban,
mientras que una sombra rondaba las calles vacías de la ciudad.
Un beso, una caricia, la promesa de la eternidad juntos,
eran unos inocentes niños profesando el amor de juventud.

¡Maldita y mil veces maldita! Aquella noche, aquella sombra;
rondaba la muerte efímera, buscando sus nuevas presas.
Sublime sepultura llegaría para los enamorados,
la muerte rápida y fugaz arrancaría de sus labios la vida.

Estando con ella, los chicos se preguntaban,
¿acaso la muerte no tiene respeto por el amor?
torpes jóvenes ignorantes de la muerte,
aliada del amor, compañera de la soledad, amiga de la maldad…

Y quien si no ella sería quien juzgara la humanidad del hombre,
quien llevase a su juicio final al que algunos temen,
y otros anhelan desenfrenadamente.

Comentarios2

  • Jorge G Sifuentes

    Si amiga hay tanto que no repeta el amor.....
    conmovedor
    saludos

  • BryanGomez

    Muy bien expresado,
    gracias, por sacarlo todo.

    un abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.