Armando Cano

Y se me ocurrió mientras dormías.

Mi hermosa luna duerme,

duerme.

Su sueño mi alma  vigila.

Su descanso,

su fatiga.

El constante trajinar,

su calvario de este día,

su alegrar mis madrugadas,

con sus charlas,

con sus risas, sus caricias.

Descansa mi tierna Luna

bajo este cielo estrellado,

al amparo de Caleta,

y del cantar de la bahía.

Descansa entre mis brazos

con la alegría de este día.

Descansa pero no duerme

…Sólo se hace la dormida!

 

© Armando Cano.

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Una genialida tu bello y hermsoso poema de amor amigo Armando
    Saludos de amistad

  • Seutónimo

    Me gusta mucho la música que emana de tus versos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.