Oscar Raul Quiroz Cortejana

Hoy

Hoy  me siento vivo

 

Porque cada vez, al mirar la sonrisa de un ángel, me siento bendecido,

Y deseo alcanzar el horizonte lleno de vida,

Y mi memoria anuncia la sonrisa inocente

 

Es necesario llegar al límite de las situaciones, para saber la realidad de mis metas

Porque,  amaneceres como  los de hoy, se disfrutan mas besando tu piel

Po que, deseo saber, hasta donde soy capaz de soportar tanta soledad

Y comprender que hay soledad pero no olvido y tu adiós no fue mi caída

 

Yo, libre, místico y vulnerable 

Hoy, aprendí que tu envidia no me tocaran los talones, Por que se cuales son mis barreras

 

Mi esencia es vital, y mi sendero avanza cada día más,

Soy fuerte, como el roble,

Sé quién soy, tal por dentro y tal por  fuera,

El horizonte de mi destino parte de las nociones de mi padre y de mi madre

Porque determino con mis acciones, el límite del poder, sabiendo tal don, mi escritura no tiene prisa, ni pausa

 

Y el terciopelo de cada ocaso reluce por mi ventana,

Teniendo la esperanza cada día de verte y abrazarte fuerte, muy fuerte,

Y sobre esas ilusiones nace la firmeza y la hermosura 

 

Hoy

 

Los senderos de la vida los disfruto cada vez que observo el cielo

Descubrí que el mundo es mi objetivo, plasmando aquello que veo y que vivo en mis escrituras,

Que dios me da el don de escribir  y ello  me estremece cada vez más, mucho más.

 

Mi  sonreír en cada mañana se plasma mirando lo feliz que eres con las personas que amas,

Ahora la alegría dibuja el rostro de aquel infante, alguna vez la tuviste tú, alguna vez fue pura e inocente,

Mi regazo aún perdura en la eternidad de tus brazos, tan fuertes y tan dóciles.

 

Pues tu al escuchar un te quiero, te miro, te extraño o un te amo, aun retumban en mis memorias aquel amor 

Y mi rezago perderá mutua ausencia en la eternidad

 

 Hoy toque mis mejillas y

 

Observando el cielo entendí, que mis manos envejecerán tocando tu piel,

Pues el reflejo del amor se esconde en nuestro secreto,

Aquel que susurra al mirarte y encontrar una expresión en tu mirada.

 

Hoy tergiverse el beso tuyo con el mío en un límite de amor,

Seduje tu recuerdo en mi mente, y al pasar por mí, llena el vació que tengo al no tenerte y al no verte

 

Hoy el susurro de tu voz  paso por mis oídos despertándome en la mañana.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.