han-jael

Ave V

 

No me queda más que aceptar

que no te he olvidado.

Como hacerlo?

Tienes tú la solución?

 

Si esos besos que me diste

estaban adulterados

con el elixir de la obsesión.

 

Esos abrazos de fuego

que me encendieron el corazón

me privaron de razón

y no se ahora qué soy,

a donde voy.

 

Pensarás en mi como yo te pienso?

sientes ahora, como sentí yo?

Engañarme, no es una salida

pero es atenuante de este dolor

que en cambio de mi amor

dejaste en mi vida,

que ahora es tan triste

sin tu compañía.

 

De que viviré ahora si el recuerdo

se torna tan gris,

y desespero.

Nada ya puedo esperar de ti,

y por eso muero.

 

Quizá, ni el orgullo me sirva

como tabla salvadora

si el alma se me sale del cuerpo

de tanto que te adora.

 

El olvido me rehúye

y la memoria de forma intermitente

me trae tu nombre,

y me enloquece.

 

Como estará tu conciencia?

Mi corazón desgarrado

y yo al borde de la demencia.

 

Yo a ti me sigo aferrando;

y a ti ya todo se te ha olvidado.

Eras mi vida, y te fuiste de mi lado!       

Comentarios1

  • julio j. rivera de la c.

    Me gusto, desde luego... Saludos. Ha sido un placer volverte a leer.

    • han-jael

      el gusto ha sido todo mio



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.