Alexander Chinaski

Individuo

Y que si solo somos como hojas de eucalipto, caducas como caduca el tiempo como educan, su legado y sus monumentos; Que en el centro de nuestra verdad, erigen un alto templo, escogen las piedras del camino por servir de buenos cimientos, Pues,cuando a fuera estan los miedos, a salvo dentro están nuestros ruegos. Solo tu eres el que conoce tu bien y tu mal, señor que en tu templo solo tu voz sea, la del único pastor: Así, y solo para aquel que no se asusta me habló una vez Zaratustra.


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.