Andrea Valentina

Oda al Odio



Odio tener que alquitranar mis párpados para tocarte,
la media falta y la llegada tarde,
Odio el café frío, el escalofrío y la burla inmutable.
Odio alquilarme frases desacorraladas
y festines a la carta que me inviten a volar,
odio a los que no se dan el gusto de creer un poco
y a los que no creen en nada.
Odio los sedimentos,
odio a los que irrumpen hambrientos
y sobre todo odio a mi corrector de texto,
cuando mis palabras inexistentes
deciden suicidarse por no estar.

Comentarios1

  • Tyr

    No hay mejor dulce que el de una palabra inexistente que declina su nacimiento porque un algoritmo hace honores ortogr√°ficos en el medio del paisaje....
    misantropía, no la invente pero la palabra calza en lo que siento por ciertos aspectos de la humanidad como los placeres de la pobreza y de la locura y la conciencia, a esos si los odio con todo lo que hay de el alma y el universo en mis dedos.....



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.