Zel Rosenthal

Mi habitación huele a café...

Mi habitación está llena de olor a café...

café que me embriaga, que me anestesia 

para no pensar en tí, para ayudarme a fingir

que no te extraño y mucho menos te necesito...

 

Pero a pesar de todo me siento tranquila...

Sé que todo lo está pasando no es culpa

de ninguno de los dos...pero me duele saberte

probablemente enamorado...

porque... Dios! ¡Cómo me hubiese gustado

ser alguien muy especial e importante para tí,

tan importante como ella...o tal vez hasta un poco más...!

 

Muy en el fondo hay una parte de mí

que no quiere resignarse a dejarte ir así como así, 

que desea luchar  por conseguir tu amor...

Que prefiere pensar que algún día te enamorarás de mí...

que podremos vivir esa relación soñada llena de esperanza,

confianza, amor y pasión...

que podré aprender tantas cosas de tí al tiempo que te doy

tantas cosas de mí...

 

Mi habitación huele a café...pero quisiera que oliera a tí...

Debo aceptar la realidad...mi realidad...nuestra realidad...

nuestra...? Eso quisiera...mejor dejo de imaginar...y sorbo

un trago de café...un trago de amargura...un trago de verdad...

 

El aroma del café inunda la habitación...

quisiera que inundara mi mente y ahogara a tu recuerdo...

 

Cómo cuesta confesar que tengo miedo de verte

porque una lágrima puede brotar...cómo cuesta confesar

que necesito verte para poder respirar...

 

La habitación sigue oliendo a café...pero a café endulzado con el

recuerdo de tus besos...

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Genial bello y hermoso poema de amor amiga Circe
    Un placer leer tus versos
    Saludos y amistad

  • Seutónimo

    Preciosa poesía. Romanticismo puro.

    Me encantó leerte.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.