PETALOS DE NOCHE

Diabetes... Células de metal...


AVISO DE AUSENCIA DE PETALOS DE NOCHE
Sangre oxidada...]

 

 

 

... y pareciera que las células atropellarán el equinoccio de tus ojos,
    alteración del cénit de tu pecho -ciclo del trastorno metabólico- ...


Miras el cielo aperlado de rosas, (Corta las rosas, doncella*)

      la extensión de lo inevitable con la muerte
la inocencia de la noche, la timidez del silencio
                  al claustro de palabras no dichas
·el vacío de no escucharte· 

la ausencia de reflejarte con la oscuridad
            siendo el tatuaje de las sombras
          esparcidas en el suelo atropellado
      por las manos caídas de tu cuerpo...,


... y no hay segundo que detenga el reloj del destino
    como latido que no fomente la lo-cura de perderte ...


Al desatino de contrariar la suerte, los hechos y la vida (recuerdo de la muerte*)

           sustentando los argumentos para olvidarte 
sobre las facultades de manipular la moneda al aire
                          cuando ésta barre mi identidad,
                                 alimentando el odio cíclico
                             de saberte, ausente y lejana
                       de saberte sin probar tu mirada... 

... y pareciera que las estaciones cambian tus ojos negros
                 por el equinoccio de un planeta en tus manos
                 al manipular la vida de la muerte, mis sueños
                  arrebatados de tu piel fresa al dulce amargo
                               de padecer la cruenta enfermedad ... 

(Tanta Glucosa terminaría por intoxicar el acto seguido
de escribirte mil razones para que olvidarás
mil argumentos de mi boca)

Y no es que este contrariado por la Diabetes que fusilas
                                                      de tu expresión 
                                                      a la muerte
                                                      que vivo
                                                      y sigo
                                                      viviendo;
cuando más te alejas, y más dejas perder la insulina de solidificar mi sangre;
                            al pulso sin ciclos ni finales, para sentirte más allá del tiempo ...

Y sé que el reloj demoníaco, nos atrapa
nos lleva, y nos oculta dentro de la homogeneidad
                   de hacer cálculos terrenales y espaciales

                   llevando los mitológicos sucesos internos
        con la realidad desnuda antes nuestros ojos bipolares
   cuando dejamos cambiar nuestras miradas, por olvidos
                                   recurrentes por la falta vida y muerte...

                   La falta de faltarnos, la falta de dejarnos perder
                        en una copa de azúcar embutida en una taza de mar
y dentro del líquido enfermo, cuando nos sentimos como vinagre

al sabor del vino amargo y ácido
       así como hoy y como ayer,

       para ser mañana 
un trago desahuciado

                 yo un muerto
esperando que las células
      muevan las bacterias
 para reconocerte muerta

                                      y tú, diabetes
de mi paso dulce y tristemente amargo... 

... y pareciera que las nubes atraparan el movimiento de tus ojos estáticos,
    ya cuando miras el cielo caer al universo,
    y tus manos vuelan como dos aves enterradas en las estrellas ... 

       Y no tienes destino; no tienes dirección; no tienes estación

            no te detienes, y sigues siguiendo la luz de la oscuridad

    y ésta te sigue alcanzando tu sonrisa pegada a una fotografía

cuando ya el cine se detiene, tú con tus manos aferradas al piso

        quebrado de madera, y las astillas aferradas a tus lágrimas,

                                       de entre la sangre embutida de mar,

         líquida, en tus ojos destilados por la cruenta enfermedad... 


                  /Hay tantos cajones vacíos en las vértebras de tu existencia
                              que la estructura es un cimiento sin causas aparentes
                                                       para una sonrisa liberal para el mañana,
                                                     y te entiendo, estás ahogada en una jaula,
                                                       entiendo, estás mirando tus manos caer,
 miras como te deshojas entre muchas hojas que han perdido el sabor
                                                    y con ellas acabas amargándote de dolor/  

 


Jhoel Parra como "yo" 
La ciudad Gris...
La fecha empieza hoy. 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.