Eduardo Torres Isleño

White Doll (Muñeca Blanca)

Esa blanca simetría ambulante,

ese mismo destello rojo sobre el cabello marrón

ese alejado cuerpo de hielo,

como una manzana alta en un alto manzano.

Nada me impide arrojarte una frase silvestre,

cuando caminas delante y tu quieta espalda parece una pradera,

cuando te veo cerca y te sigo con la bala de este poema,

la munición de mis ojos, si te disparo te quebraría la porcelana,

mejor te silbo, te trazo el contorno con un dedo, y no te hablo.

Muñeca, chocolate blanco, almendra,

no fui el primero en darse cuenta,

pero yo te escribo, te imagino te diviso, te pronuncio te deseo,

te llamo y si te consigo te canto y no me oyes:

Selene, celeste, celebro siendo sensible sensato y selénico,

la existencia de tu agotada prisa,  

y de los adecuados pantalones de mezclilla,

(y la palabra nostalgia que ojalá nunca utilice en ti)

y todo lo que evoca tu griego nombre mitológico.

Ah, solo espero el arco rosa de tu risa.

No te conozco y no soy bueno conversando,

¿Qué habría de interesante en los rasgos neutros de mi mano peregrina?

Si el alma no fuera traslúcida, de seguro, me verías distante en una puerta,

en la ventana, el café, detrás de la dificultosa evasión de tu perfil cabizbajo,

porque la pupila me combate si no alcanza suficiente Selene distraída y ocupada.

Y es divertido tropezarme con un vistazo,

una verdosa salpicadura de tu atención,

aunque no me baste,

y busque más,

hasta aparecerte callada, sonriente y sin decírmelo me dices que no eres permanente.

En cambio yo, yo siempre me hallo ahí, siempre en el lugar imprevisto,

ahí donde acompañada cruzas buscando el suelo;

a veces quisiera lanzarme sobre ti,

paralizarte, quizá, un poco,

fotografiarte, niña, nube,

menta ninfa nieve

vasto beso aletargado,

cuanto me gustas ave de paso, de caza,

porque estás y no te veo

y andas silenciosa lejos de mi voz,

silenciosa al grado de una hoja,

o una gota de primavera

o una pluma desprendida  

o la cuerda inmóvil

de un arpa exquisitamente blanca.

                          

Comentarios3

  • ♥(¯`*•.¸♥millondurango♥¸.•*´¯)♥

    ☾ 。 • ˚ ˚ ˛ ˚ ˛ •˚ ˚ ˛ ˚ ˛ • -`✭´-
    ☾ 。 • ˚ ˚ ˛ ˚ ˛ •˚ ˚ ˛ ˚ ˛ • -`✭´-
    ☾ 。 • ˚ ˚ ˛ ˚ ˛ •˚ ˚ ˛ ˚ ˛ • -`✭´-
    ☾ 。 • ˚ ˚ ˛ ˚ ˛ •˚ ˚ ˛ ˚ ˛ • -`✭´-
    ☾ 。 • ˚ ˚ ˛ ˚ ˛ •˚ ˚ ˛ ˚ ˛ • -`✭´-
    ☾ 。 • ˚ ˚ ˛ ˚ ˛ •˚ ˚ ˛ ˚ ˛ • -`✭´-
    °。☆ BUENAS NOCHES! ☆ 。* ˚ ˚ ˛ ˚ ˛ •
    ° 。 ° ˚*° _Π_____*。*˚
    ˚ ˛ •˛•*/______/~\。˚ ˚ ˛ Hermoso poema♥♥
    ˚ ˛ •˛• | 田田|門| ˚
    ✿ Me place leerte✿

  • Poemas para el alma

    Bellísimo poema. Un abrazo

  • DAMSYD

    ¡Wow! Quede atrapada entre todas esas palabras. Que pasión desbordas al escribir.

    Un verdadero placer surcar tu espacio poético amigo Eduardo, un saludo cordial y afectuoso.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.