alexander omar

Aurora del futuro

Rozando el horizonte el alba quizás no se vea mañana,

Cuando el gran árbol que hoy está florecido de su fruta vana.

 

En el abismo de tinieblas, donde reyna la oscurudad,

Si continua en guerras es donde irá a parar la humanidad.

 

Al son de trompetas y metrallas avanzan los batallones,

Por campos y ciudades, como trás una presa van los leones.

 

Arrazando campos, nublando cielos y arrazando paisajes,

Los hombres van arrazando con todo como plagas salvajes.

 

A nadie le importa si el gran cisne dariano ha dado su canto,

Es como si todos quisieran ver sangre, lagrimas y llanto.

 

Ningun indio de ayer quizo lo que ala tierra le a sucedido,

Todo ser está condenado a sufrir antes de haber nacido.

 

El futuro es obscuro, tal frase a mí no me parece extraña,

Aunque provoque escalofríos como frío soplo de montaña.

 

             Canario divino, lírico pájaro, te pido que cantes

Un bello canto, pués la tierra no volverá a ser lo que era antes.

 

    ¡oh! Canario, trae tú al cisne wagneriano y al de Darío,

Tú que ya sabes lo que siente la tierra y el corazón mío.

 

El árbol de la vida ya floreció y su fruto está maduro,

Todos los que le han comido, no verán la aurora del futuro.




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.