Como mariposas

omu



 

(I)

 

Así, la cera.

Así, la escarcha.

Con sus alquimias naturales

decorando los cuerpos,

transfigurándose,

mudando y reviviendo.

Ambas maleables,

teniendo eco.

 

 

(II)

 

Desleída: la escarcha en el aire.

Acentuando el sabor matinal

cuando gotea con musicalidad siendo agua.

 

 

Resuena relajante, entre pausas,

su leve chapoteo.

Resulta ser un gesto que musita

junto a esa luz

ya desperezada por el alba.

 

 

(III)

 

Tras tenue intensidad;

apocada, hipnótica e intermitente:

la altiva y sólida vela encendida,

presa de una timidez introspectiva,

se doblega y achica

ante el persistente anaranjado de una llama.

 

 

Así, la cera; como bello collar con mil formas;

adheridas, sobrepuestas,

sutilmente amasada al derretirse.

Posada, vistiendo el largo cuello de cristal

y la barriga de la estirada botella.

 

 

Así, la vela; alzada.

Contándole a unos ojos su única leyenda:

que se deshace aferrada a un trasfondo;

el de la útil compañía,

el de su iluminar.

 

(IV)

 

Y cantó...y compuso

conjuntando la madrugada.

 

 

Rompió la húmeda invisibilidad.

Hiló encontrando partículas escondidas.

Domesticó la resquebrajada sequedad de las cercas.

Le dio de beber a la sabina de los ventanales

y al roble de las puertas,

cuales por sus dinteles, lloraban indefinidamente

sin precisar, cuánto era de grande el peso de sus lágrimas.

Escurridizas, hizo a las manos

al apoyarse en las columnas del porche.

Resbaladizos, hizo a los pies

ante los cuatro escalones

anteriores a la entrada.

Cubrió de transparencias,

así hizo el dulce sollozo de la madrugada.

Cubrió la herrumbre y pintura

de las tumbonas acostadas a la intemperie.

Y de las hamacas, cada uno de sus engarces.

Hasta al lago alfombró,

helándolo le dio frío a sus sueños.

El frágil agua interpretó bien alto,

un himno dedicado a la escarcha.

 

(V)

 

Así, el amor;

el amor se transforma, cambia.

 

 

Como la cera de una vela

o como el dúctil agua de la escarcha.

 

 

Así el amor siempre es amor,

pertinaz, sigue su curso.

 

 

318-omu G.S. (Bcn-2012)

 

 

 

 

 

 

 

  • Autor: omu (Seudónimo) (Offline Offline)
  • Publicado: 3 de diciembre de 2012 a las 16:37
  • Categoría: Sin clasificar
  • Lecturas: 147
  • Usuarios favoritos de este poema: pisuca, la negra rodriguez.
Llevate gratis una Antología Poética ↓

Recibe el ebook en segundos 50 poemas de 50 poetas distintos


Comentarios2

  • pisuca

    Omu Omu... alguien te ha dicho que eres un genio transformando los silencios en palabras ?... y cuantos hechos se desatan mientras la energia se transforma... mientras leo en mi silencio tus bellas palabras enlazadaS. Eres un genio amigo me ha encantado la alquimia de tus palabras.

    • omu

      Confesarte, Pilar...le tengo un cariño especial a éste poema. Intente impregnarlo de la mágia de todas las cosas, quise que hablara, igualmente, la aparente mansitud de la madera y las piedras y las olisqueantes, trabajadoras y parlanchinas abejas junto al agua.
      Lo comprendiste a la perfección, fui capaz de escuchar los silencios.
      Un fuerte abrazo.

    • la negra rodriguez

      eS TAN COMPLEJO LO QUE ESCRIBES QUE ENTENDIENDOLO NO SE COMO EXPRESARLO , PERO ME QUEDO SABPOREANDO LO QUE INTERPRETAS.
      BESOS.

      • omu

        Como expresó, en un escrito colgado en el muro de poemas, la Su; un poema tiene que conseguir ir más allá del raciocinio, tiene que ser capaz de blanquear los pensamientos, así dejándonos sumidos en aquella flotabilidad que tampoco precisa de una lógica aplastante o de respuestas, permitirnos ser...
        ¡ingrávidos!.

        Mi aprecio, compañera; abrazo amigo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.