aalvarado

HIJO

Hijo.

 Caminas pensante  y cauto, cuál mar de ilusión que rompe los sueños,

Te veo llegar… serio, altivo, seguro, buscando un futuro, sentado en tus libros…

expresas palabras, ideas y versos, no todos lo entienden, más sé lo que dices.

 

Quisiera abrazarte, ahogar tus protestas, y espero sereno, callado e inquieto…

que vuelvas un día, tal vez  verás cuando, de sombras y ausencia subsisto en mi lecho.

 Hoy partes de nuevo, y dejas conmigo… estela de incógnitas, hilos de esperanza,

alguien te recibe, mejor no sabré,  rezamos al cielo y al Ser que nos quía, te cuide,

y contenga, regreses maduro, a estos los tuyos, que vieron tu cuerpo, un día crecer



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.