Manuel Palacios

NOCHE ARDIENTE.-

 

Quiero tener tu norte oculto

y llegar sin prisa a tu habitación,

para beber el perfume de tu cuerpo

y sentí tu boca con ardor.

 

Así recorrer largas llanuras

dejando la huella de mis besos,

besar tus labios con bravura

y dejar mi huella sobre tu cuerpo.

 

Aceptaste mi amor, como un valiente

erigiendo la bandera de combate,

tomando de mi boca ardiente

bendiciéndo tu amor, porque me amaste.

 

Sorpréndete la aurora, medio dormida

de besos y caricias, la noche entera,

y ténue luz de sol, muy presumida

tener más, tu amor anhela.

 

 

Por: Manuel Palacios.

 

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Genial bello y hermoso poema de amor amigo Manuel
    Un grato placer leer tus bellos versos
    Saludos de sincera amistad y afecto
    Críspulo Cortés Cortés
    El Hombre de la Rosa

    • Manuel Palacios

      Gracias amigo Críspulo por tu opinión sobre estos versos, me honrra tu cometario. Un saludo desde Venezuela.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.