Elena Lisett Pereira

LA NATA SOBRE LA LECHE…LA ESPUMA SOBRE LA MIERDA

Mi mamá decía que había gente que vivía como la nata sobre la leche;

lo decía para describir a la gente que le iba de maravilla ¡y vivía como le daba la gana! ¡Pero la espuma también sabe nadar! … la espuma es mucho menos clasista, digamos…quizás mas libre, flotaba sobre el agua de piña que fermentaba mi papá para producir un rudimentario aguardiente, flota sobres las olas del mar azul verdoso de las costas de Aragua…pero también flota;  sobre la mierda…. ¡Si señor!  Quizás no sea tan poético, pero es real, muchas veces aplicamos símiles a las acciones de los seres humanos, unas veces para alcanzar mas belleza poética y otras para poder describir acciones de manera dramática, según lo amerite el caso.

Muchas veces que trato de explicarme las miserias que como seres humanos poseemos, de  las cuales  no podemos desprendernos, porque son  parte de nuestras acciones (buenas o malas), esta frase martilla de manera insistente mi cabeza… quizás tratando de entender lo que parece inexplicable.

 En mi vida he sido victima de atropellos que me hacían nadar como un pez para salir airosa de ataques que no me merecía, pero que con el tiempo pasaron a formar parte de mi crecimiento como ser humano, entonces mi imaginación me convertía  en un pez pequeño, luchador y persistente que nadaba en un mar, no  de blanca leche ¡sino de mierda! y atravesaba una capa gelatinosa y hedionda , nadando muy enérgicamente para sacar la cabeza sobre todas las dificultades y esperando que el sol de la justicia calentara tibiamente mi cara…

Momentos, donde somos victimas de pases de factura, por romper paradigmas obsoletos, defender nuestras ideas, luchando con pasión por lo que creemos, entonces nadamos en un mar de mierda…donde somos  victimas de instituciones burocráticas que se jacta de tener la verdad y la razón.

 

Quienes ejercen un poder que ostentan en ese momento, sin profundizar sobre los señalamientos que se le hacen, incapaces de reconocer sus errores con humildad  y enmendarlos; pues en las equivocaciones…igualmente hay crecimiento

También forman parte de este caldo de cultivo, muchos otros componentes, como lo son: la falta de ética, de moral; donde yo como ser humano; me aprovecho del trabajo y la confianza de otro para alcanzar mis metas y llego…pero con mentiras que tienen patas cortitas y algún día se sofocaran y la verdad que en algunos momentos de nuestras vidas , parece tan débil y tan lejana , comienza a nadar como un globo cristalino de aire puro, que se elevara sobre el excremento podrido de la corrupción.

Así es, la verdad parece no tener peso, pero se encumbra  ante las injusticias  y flota… ¡hasta en la mierda!

Y después el agua pura y limpia de la justicia lavara los restos miserables arrastrándolos a las cloacas donde permanecen los que truncan los logros conseguidos a fuerza de trabajo, convicción, constancia, lealtad, honestidad  y altruismo.

Cuando la justicia del hombre falla, siempre estará la justicia del que todo lo puede…del que todo lo ve… ¡y de esa no se escapa nadie!

 

ELENA LISETT PEREIRA CORDERO

SEMBRANDO MARIPOSAS

 

Comentarios2

  • PoemasDeLaSu

    Impresionante Elena, y vos sembrás tu limpio corazón y sentir!
    Un abrazo con el corazón!!

  • Javier Gamboa Panevel

    Excelente tu reflexión, querida Elena. Así es,
    Un abrazo compatriota.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.