olivia zera

pecado

La indómita claridad del día le reprocha a la noche la desvergüenza de su falta de cordura

y la conciencia hace de la razón un importunio a la extravagante ilógica desmesura del arrebato

La paciencia un idilio escondido y la tenaz mordida de una manzana detiene el cielo, y bienvenido sea el pecado!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.