imoraga

Eternamente perecedero

Eternamente perecedero
es aquel bastardo sentimiento.
No durará más de lo que las hojas duran el verano,
morirá antes del otoño.
Las lluvias de julio no lavarán sus últimos respiros,
ya la muerte se lo habrá llevado.
yo le sobreviviré con el luto fresco y con silencio
no habrá ni viudas,
ni ceremonias,
Ni tampoco entierro.
se irá bajo tierra en secreto,
tal como lo fue su nacimiento.

Yo te vi nacer sin darme siquiera cuenta,
y por ende te declaro no mio,
impropio,
lejano,
ajeno.
Por eso
me deshago del dolor
de la condena a la que te he sometido.
Te vi nacer para vivir por siempre,
y te deje morir durante la primavera,
antes que yo muera contigo en el invierno.

BladiMir



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.