jorge andres rivera rojas

Guayaquil Late Por Ti

Guayaquil Late Por Ti

I

Guayaquil late por ti, por mí, por él, por aquel;

Por todos ellos que trabajan,

 luchan y viven en Guayaquil.

 

II

 

Entre los crisoles de la mañana,

Veo el andar del río Guayas;

Sus leves movimientos hipnotizan la mirada.

 

III

 

Los lechugines de sus tenues aguas,

Corren apacibles de norte a sur,

Llevan consigo los pensamientos de Olmedo,

 Rocafuerte Y Pedro Carbo, grandes próceres libertarios.

 

IV

 

El trino leve de un ave, me distrae,

Hacia el santa Ana, puedo ver esos

Cañones poderosos, que gritaron

Guayaquil es valeroso.

 

V

 

Caminando por las peñas, Mi mente empieza a divagar;

Regresando a noble era, De paz dicha y libertad.

 

VI

 

En la cúspide de aquel cerro, desde el faro,

Logro admirar, lo hermoso y majestuoso;

Que hoy tiene esta gran ciudad.

 

VII

 

Pestes e incendios han venido,

Piratas y gobiernos pervertidos;

Muchos cerebros desnutridos,

Todos quedaron destruidos.

 

VIII

 

Es que, en esta ciudad

Perla del pacífico, pórtico de oro;

El pecado mas grande cometido, 

Es morir sin haber combatido.

 

IX

 

Y no es por orgullo ni soberbia,

Es por la magnifica herencia;

De tu abuelo y mi abuelo,

Que piso este inmaculado suelo.

 

X

 

Que hoy a Guayaquil expongo,

Muy consciente y valeroso;

Esta oda de dicha y pasión,

Guayaquil estas en mi corazón.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.