imoraga

De tu Copa

De tu copa
Terciopelo de colores vivos y matices perfectos,
de rojisos movimientos,
de quietud suavizante.
En mi paladar te cubres con lejanía,
recordándome tiempos más infantes.
Donde el vigor de mi juventud,
y el ansia de mí esperma se confundía
con el ahogo de palabras de amores,
de besos infinitos,
de llantos sin dolores.

En mi cuerpo juegas a la verdad.
Descubres en mi lo sentidos que mi sobriedad oculta.
Los expones y me muestras débil.
Te maldeciré en tu eterna existencia por eso.
En mi mente,
eres el símbolo de pecados y culpas pasados.
Te odiaré por tu existencia,
y volveré a amarte nuevamente.
Como cada noche,
como cada beso que doy al beber desde tu copa.

Te amo,
por el virtuosismo que das a mis manos
para arrojar la poesía y la prosa.
Dando un paso a lo siniestro,
a aquello oculto,
a aquello anhelado,
a lo privadamente deseado.
Sigue siempre en tus formas,
y sigue desplazándote con sensualidad sobre mi boca.
Dame esa sonrisa que me generas
y también los llantos.
Dame ese sabor que me dejas,
como si el cuerpo desnudo vuestro estuviera en mis labios.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.