egarzazul

Ámbar

En una caricia invisible llegó,

viajando por el tiempo y en la poesía,

sus mágicas alas posó en mi sustancia.

 

Ligera, flotaba en el transparente viento,

como un delicado perfume se esparcía

e impregnaba corpúsculos y paisajes;

revoloteaba cual mariposa en primavera,

y daba tumbos en las peñas como el eco.

 

Igual que un claroscuro traspasa tinieblas,

así penetraba los otoños marchitantes

y esos densos y oscurecidos ocasos;

mas nada detenía los roces de clara miel,

que iban y volvían de maravillosos viajes,

en silenciosos versos derramando amor,

como mirada ámbar chocando sobre mí.

 

 

e.g.

Comentarios2

  • joaquin Méndez

    Un maravilloso poema y hermosa mujer.
    Saludos.

  • egarzazul

    Gracias, por leerme. Saludos. ¡Ah!, ella es mi esposa, y sí, es muy bella, gracias.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.