Jose Felix Rodriguez M

Declaración de Guerra

Declaración de Guerra.

 

“<>”

Sófocles

 

                                                                                                                                           Cuídate bella de un salvaje en celo

apártate cuando lo veas venir desnudo

con un puñal entre los dientes

rugiendo buscando amor

por las calles del invierno romano

Si puedes incrépalo

pero no esperes respuestas lógicas

un salvaje no pesa ni mide nada

su corazón se precipita con todos sus hierros

Cuídate me gustas mucho

Mis deseos los llevo engatillados 

El Chino V.V.M

Mi corazón es un 

accidente

de la 

dialéctica

una extraña colisión 

donde hay tripas por  todos

lados y los pocos que no

murieron acabaron

mutilados, quemados

o desmembrados

-en su defecto-.

 

Mi corazón es un jardín brumoso

lleno de orquídeas;  rosas, begoñas,

madreselvas, calas, tulipanes,

margaritas, helechos

y musgo. Muy parecido al jardín

de mi abuela...Solo que en mi corazón

siempre "llueve a carcajadas"

-como en el jardín del gigante-.

 

Mi corazón es capas 

de los odios mas

viles, atroces y viscerales.

Y también capas es

de los amores mas 

dulces y las emociones más puras.

 

Mi corazón de perro

es un gato soprano 

cantando por y para ti 

como un lindero 

entre los dos, que nos

une y nos separa 

sobre alguna pared 

con algún mural de

izquierda reventando

pupilas burguesas...

 

Mi corazón es una estrella

de metal voladora

que se transporta

a la velocidad

de un  <>.

 

<

oye cuidadosamente

y presta atención

a mis palabras,

que este temblor inhumano

que sacude los cimientos

de la fortaleza de tu vientre 

soy yo vestido de ATILA

y mi corazón BUCEFALO

cabalgando 100mil

rinocerontes alados, 

gigantescos y morados¡.

 

¡Que este rugido de lobo aullador 

bajo el incierto fuego frio y blanco

de la luz plenilunar

no es otro que el trepidante

bramar de los motores

"De Los Ángeles Del Desenfado"

y su millar de corceles

de acero¡.

 

¡Que esta ventisca huracanada

que sacude los aleros

de tu sombrero

no obedece a otra 

naturaleza que no sea la de

mis pupilas incendiarias¡...

 

Óyeme tu, si tu

no te hagas la loca

eterna mujer etérea

prepara todas tus defensas

y alerta tus armas.

 

Yo vengo con tu nombre

tatuado en una bala,

mis 21 fantasmas

y este inmenso corazón fusil

a pegarte un tiro 

en todo el centro

del amor preciosa...

                          !Y  Palabra de hombre que contigo no juego si te conquisto¡

 

Comentarios2



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.