PETALOS DE NOCHE

II. Enfrascando el oxigeno...


AVISO DE AUSENCIA DE PETALOS DE NOCHE
Sangre oxidada...]



Mirando he quedado en el mar,

     mirándome ha quedado el mar a pedazos
                    e n t r e c o r t a d o s  a l  o r i g e n
                    ellos llueven al final...,

                       he quedado mirando la soledad
                       el final amarrado a una lágrima
                        ha quedado muda al horizonte
                                           la sangre de un vano
                                      estrechado en las venas
     alucinógenas           al cielo de los caídos,

                             he quedado mirando el mar
                        como el mar deja caer sus aves
               de entre ojos perdidos en la mirada
  inserta a la orilla pluvial de ventanas sólidas
          de un rostro herido al límite de la muerte... 





*Del cristal has tejido heridas
                    -tejido encriptado-
 quebrada-  
                           inhalas el mar

              a través
         de tus ojos

         exhalas la ácida forma
                       de contraer
                           las aves

                           en ecos
                       de libertad


                 inhalas muerte

                quedando ciega
                    en la miopía
                  de la soledad


          exhalas oscuridad
            -como lamento-

               te encierras,
                te ahogas-

                ahogas
        el recordar,


como trenes en la ciudad metálica,


¡Te encierras!
                         apretándote espinas,

-encerrada sonríes-

sonríes-
encerrada en la esclavitud del presente*

          dejando que...,
                                            el viaje de rieles

                               electrifique
                      el vacío
  de tu garganta

                    más allá de la saliva agria
                        que recordaste a la vida,
más allá
           de la traición de ángeles herejes

más allá-
           de la oscilación
                     de corazones traccionados

más allá-
           de murallas
                        pertinentes en protegerte

                        cuando sin querer dañar-
                                  acabaron con la luz 

que siempre has tenido en las manos,
                                            en tu Arte*
 hoy pérdida en la libertad de escapar*


y simplemente sonríes!- sonríes apretando -apretándote-
    espinas de una semilla integra en la naturaleza muerta
    a la orilla de un mar castigado por la densidad de la sal
                 (De muchos rostros desvaneciéndose en lágrimas internas) 

  así cuando miras la luz atravesar aquella tira de imágenes
                     perdiéndose de entre sombras desconocidas
              entre pedazos de historia, fragmentos magnéticos
              entre        toda la vida, y entre todos los muertos,
              entre        muchos,     en algo    y       entre nada,

              cierras      tus ojos,     miras        acabar la imagen,
              y te cierras        en lamento,     sonriendo de nuevo,
             entre  la fotografía de un mar entretejido en tus ojos
                            al reflejo de una ciudad indómita en sueños,

y... respiras, inhalando la muerte
         exhalando la vida inhibes

  recuerdas que de una botella;
se encierran pequeños secretos

    y dentro de muchos rostros
   se ha embotellado el tiempo

por ejemplo:
    de aquel que miraba el mar,
dibujando sus manos- 

en el suicidio de las palabras,
allá donde ha terminado

la herejía de permanecer-
    y permanecernos en oxigeno,

          y dentro del cristal,
se sofoca el pecho-

se sofoca el recuerdo-
y el papel viejo-

       la escritura asfixiante
                 de pensar-te,
de una muchacha

 sonriendo cuando cae el barro
        de entre sus parpados,

 y el ácido encuentro doliente
            de entre su retina

               quedando ciega,
 muerta y fecunda a la vida... 



... "Te amé"              eso dijo, te amé quedando encerrada en el cristal
                                            de entre el vacío, cuando agoniza el oxigeno,
                   oscuridad de una noche esquematizada al sol hereditario,
             de un mar encerrado en botellas, "allí dentro te sigo amando
                                                                                   allí dentro me encierro,
                                                                                        allí dentro muero ..."

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.