Janeiro

El alma de un poema

Leve y fugaz en su rostro palpitante

dejas huella en lo indecible de mi voz.

No aguanto el peso de un gota amarga

y pretendo triunfar sobre tu corona.

Leve mariposa que miras en cuanto

sabes lo que amo y no puedo alcanzar,

con el grito de la inspiración y tanto

me reduces a la ignota contemplación.

Roja realidad de tu mismo destino,

privado mis sueños de su alimento;

el único pensamiento de mi desatino,

que me arroja al eco de mi conocimiento.

Otra vez Thyssen

Vale: saludo poematizado

Comentarios2

  • Violeta

    guao que poema tan intenso es solo leerlo y sentirlo te felicto besitos.....

  • BENJAMIN ROMERO

    Me gusto su musicalidad y su ternura amigo te felicito muy bonito tu poema un arazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.