Antonia Ceada Acevedo

Carta de un parado al gobierno Español

Señores políticos:

Nos odio porque no soy de odiar, pero sí quiero que sepáis que habéis destrozado mi vida.

Cuando yo trabajaba bajo el sol, bajo la lluvia, entre el viento y el frío ganaba un sueldo para sacar adelante a mis hijos. Cuantos ladrillos he puesto y cuanto sudor he derramado haciendo mezcla para levantar esos edificios que hoy ustedes usáis y a pesar  de que ustedes dicen a boca llena que es Patrimonio de los Españoles, nosotros, el pueblo debemos pagar para poderlos usar o no nos dejáis entrar.

Mi vida era normal, la vida de un hombre de clase media trabajador  y buscavida.

Los domingos llevaba a mis hijos en mi viejo coche (porque mi sueldo nunca me dio para comprar buenos coches) al campo, a la playa e incluso de vez en cuando a tomar unas tapitas  y al cine, en fin dentro de lo que podía hacia feliz a mi familia con cosas sencillas.

Siempre tuvimos que administrarnos de la mejor manera que podiamos, pero así y con eso mis pequeños no pasaban hambre.

Mi casa pagada con muchos sacrificios, se encontraba en un barrio humilde; un barrio de trabajadores como yo, pero la habilite para que mi familia pudieran vivir con muebles usados y algunos hechos por mí.

Un peón de albañil, por ejemplo,  no gana mucho, pero con algunos chapuces podía pagar los libros y material escolar de mis chiquillos. También mi mujer  hacia limpiezas en algunas casas para ayudar  en la economía de nuestro sencillo hogar. En mi casa se oían risas, en mi casa se hablaba, en mi casa nos reuníamos todos para cenar,en mi casa se podia vivir…VIVIR.

Un  día a unos cuantos compañeros y a mi  la empresa,que tanto dinero gano con nosotroos,nos comunico  que cerraba por no tener dinero para pagarnos. 30 años trabajando para esa empresa y nos fuimos a la calle ni tan siquiera con un finiquito.Denunciamamos,porque estabamos en unuestro derecho,y pasaban los dias y los dias y los sindicatos nos capoteaban,los juicios no llegaban y el tiempo pasaba…

Pudimos solicitar el paro y con un 70% de nuestro sueldo base ibamos tirando y lo que poco podia aportar mi mujer.Los recibos de la luz ,agua,etc se nos atrasaban ,pero jalabamos  eliminando las salidas de los domingos con los niños,no utilizando mi viejo coche y comiendo sopas para cenar.Despues de unos meses  nos dieron una ayuda y ya,era dificil tirar,pero la familia de mi mujer ,porque yo no tengo familia,nos aydaban en lo que buenamente podia

 

Ya a mi mujer no le salían casas para limpiar y yo, yo por mucho que buscaba trabajo no encontraba nada, claro que tampoco la edad me acompañaba, los pocos chapuces que me salinas los llevaba los inmigrantes que entraron en Este Querido, mio, Pais y se rebajaban de tal manera, que en mi pequeño pueblo o ciudad, que más da, sólo trabajaban “Los extranjeros”  

Que también tenían derecho a comer porque por algo salían de sus países: por guerras, por hambre o por vayan ustedes a saber…

…y seguían pasando los días y buscaba en otras ciudades, pueblos, aldeas y, ya de antes, incluso en otros sectores…DISCULPEN

Por cierto nunca nos llego a pagar “el finiquito”… (DISCULPEN POR ESTO: ¡CABRONES ¡)

Durante8  años he estado escuchando la palabra NO, la frase AHORA NO TENEMOS NADA

Y llego a la casa, porque  a esa donde tenía una familia me la quitaron  la compañía de la luz por no pagar los recibos durante muchos años  y por  consecuencia de no tener trabajo, mi mujer me dejó, ya que las discusiones eran más grandes por el dinero, el trabajo, y las necesidades de mis hijos que yo no podia, ya, cubrir.Se llevo a los niños y se recogieron en casa de su familia que al menos podían darles un plato de comida.

Hoy, no tengo nada señores enbaucadores.

No tengo casa (vivo en mi viejo coche, muy viejo y parado como yo), no veo a mis hijos porque viven fuera, comprendo a mi mujer y no tengo su calor…como de las basuras, que cada vez escasean más, y de lo que algunas beneficencias sociales me dan y me aseo en los baños de algunos comercios donde voy a pedir limosnas. Algunos de mis ex compañeros y amigos están trabajando  y llegan a sus casas reventados física y psicológicamente; el miedo al despido hace al hombre sumiso y conformado, conformándose con hacer el trabajo de tres o más, conformándose con echar horas de mas sin cobrarlas, conformándose con trabajar de lunes a lunes y conformándose con callar y morderse la rabia en silencio.

Pero yo sigo buscando trabajo y aquel, el otro y el otro.

Pero yo sigo votando.

Pero yo  sigo engañado, abandonado por ustedes que tenéis VIDA…UNA GRAN VIDA…UNA VIDA A LO GRANDE…

Pero yo sigo llorando cada noche, dentro de mi coche, por todo lo que tuve y ahora no tengo…

Pero yo sigo obedeciendo sus normas, sus leyes, mis deberes y queriéndome sentir  ESPAÑOL

Pero, saben ustedes, soy HUMANO  ante el  universo.

-¿Lo son ustedes? ¿Dónde están vuestras promesas? ¡Hasta algunos de ustedes me dieron la mano! Claro, que con una sonrisa compradora.

ME HABEIS MANIPULADO haciendo de mi nombre unos numeros,un papel ,UN NADA

Señores políticos todos, monarquías todas y religión:

 

¡CABRONES!  ¡CABRONES! ¡CARONES!

 

 Un parado, desempleado e incluso un desocupado más de los tantos que somos.

Un currante asustado.

Un funcionario decepcionado/a

Un pequeño empresario que acaba de cerrar su negocio.

Una mujer con cargos familiares.

 

De este “mi “país ESPAÑA

 

 

Esta carta no habla de una persona física en concreto, habla de la problemática de las gentes de un país que conlleva la mala gestión de esos “hombrecillos” a los que le dimos  nuestra confianza, a esa “raza” de egoístas  que se sientan en el parlamento y no hablan de nada, sólo omiten ruido ; “mucho ruido y pocas nueces”

Esta carta es la historia o será de muchos de nosotros.

 

Siempre Antonia Ceada Acevedo©

 

 

 

 

Comentarios5

  • CARMEN DIEZ TORIO

    Puedo dar fe amiga mía que esto es una realidad en nuestro país actualmente el paro asola las familias y con el la falta de dinero, las pequeñas empresas tienen que cerrar por falta de beneficios pues todos son impuestos. Y los politicos siguen cacareando que saldremos de la crisis, mientras ellos lo tiran a manos llenas. ¿cuándo acabará esto?me pregunto yo como ciudana española que soy. Ojala esta pesadilla termine y vuelva a encontrarse trabajo para todos. Un beso muy grande amiga mia.

    • Antonia Ceada Acevedo

      Querida amiga y compatriota,aunque para mi no existan fronteras,esto seguirá hasta que el pueblo se tire a la calle y comience una revolución.Estamos hartos de ser marionetas.
      Besos

    • Ramón Merino (porore)

      y lo que nos queda!!!!


      un abrazo

      • Antonia Ceada Acevedo

        Evitémoslo amigo.

        • Ramón Merino (porore)

          yo aqui en mi pueblo hago lo que puedo
          se ha formado una plataforma ciudadana e intentamos cambiar esto,no pierdo la esperanza

        • Enrique del Nilo

          DEsde mi País El Salvaor, en la América Central, origen de algunos de esos extranjeros que se allegan hasta allá buscando un "mejor destino" me SOLIDARIZO.-

          Esta tu carta rebasa las fronteras y es la realidad de muchos paises; pero mientras haya vida habrá fuerza y voz para reclamar y denunciar.-

          Avantí poetas la patria nos necesita, que nuestra pluma sea metralla, espada y arado; la marcha aunque sea lenta debe seguir siendo MARCHA

        • zarita

          La crisis recorre Europa,Victima de las nefastas politicas neoliberales y Solución a corto plazo no se vislumbra,y el Pueblo razo sufre las consecuencias¡
          Saludos amiga

        • la negra rodriguez

          Hay mucho coraje en tusa versos , Ese coraje que nace de la indignacion ante las injusticias. buenas letras



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.