Sophia Sea

✫ƸӜƷ."˜˜\"*°•✫.♥ƸӜƷ♥.✫•°*\"­­•✫.ƸӜƸ✫



¡Coralí!

¡Coralí! 

¿Dónde te has ido 
mi amor de alhelí? 

¡Coralí! 
¡Coralí! 
Se oyen los lamentos 
del indiecito guaraní. 

¿Qué te han hecho 
mi rosita bengalí? 

Que tus labios 
ya no saben a capulí 
a capulí. 

Caen las lágrimas 
del niño guaraní 
cubriendo el cuerpo inerte 
de la pequeña Coralí. 

¡Ay mi Coralí! 
¡Ay mi Coralí! 
¿Por qué te fuiste 
y me dejaste solito aquí? 

Si bien sabes 
que yo sin ti. 

No puedo vivir. 
No puedo vivir. 

Su dolor cubre por completo 
a la pequeña Coralí 
y he ahí que su cuerpecito 
se transforma en precioso rubí. 

Asustado el pequeño 
suelta la preciosa gema 
que al caer y tocar sus pies 
hace tintin 
tintin. 

Y por arte de magia 
lo convierten en un palomo gris 
en un palomo gris.

De pecho blanco, 
ojos de añil, 
y patitas 
color carmesí. 

Levanta el vuelo 
el palomo gris 
gritando con desespero. 

¡Cuculí! 
¡Cuculí! 


José Asunción B.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.