Elisa Ysabel Pezantes Carnero

%%% EL ALUMBRAMIENTO %%%



Entre olores de hospitales,

y ruidos de ambulancias

se oye el quejido de una joven,

que sollozante y temerosa

aproximándose va

a la sala del hospital.

Lleva consigo en el vientre

el gran milagro de la vida,

ella toda temerosa y cohibida

¡piedad! grita,

pidiendo por sus vidas.

La hora ha llegado,

todo es un alboroto

el padre vive en silencio

la dulce agonía de la espera.

En el silencio tenue,

que cubre las frías paredes

del hospital,

allá a lo lejos

se escucha el dulce llanto,

del pequeño infante

ya nacido.

Al padre se le acelera el pulso

su corazón late a ritmo del amor,

¡mi hijo ha llegado!

exclama emocionado,

abraza a uno y abraza a dos.

Toma a su esposa en brazos,

la cobija en su regazo

un beso posa en su frente,

hoy con pasión ardiente...

gracias te doy amada mía.

Una vida a llegado,

trayendo consigo...

esperanza, amor y paz.

¡FELICIDADES A TODAS LAS MADRES!

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.