Abel Niquinga Ruiz

UNA HISTORIA PEQUEÑA…

UNA HISTORIA PEQUEÑA…

Casi a media noche

 

Presuroso

me inspiré para llegar a ella

 

aunque no tuve pluma

ni siquiera un papel

peor moneda

de alquiler

 

tuve un aroma

una añoranza

mucho sudor

y piel

 

quería

tan sólo verla

callada

tibia

y apetitosa

 

ah

tersa

y se viste del alba

morena

escondida en la cama

perla

ilumina mi espada

sotana

ruborizas mi dama

 

tan cerca

de tus manos

tienes

un crucifijo de mis años

 

tan cerca

de mis años

estás

con mis labios en tus lamentos

 

hay copas

ay temor

a besos

ah sabor

 

ah quesos

hay calor

ay quemas

a vigor

 

presuroso

bajo

muy hambriento

acaricio

no se dilata

insisto

 

ella se abre

aunque tarde

 

tu noche duerme

acervo de magia

cantidad globalizada

desde los quesos

hasta las copas

 

ella

sonriente

como buena niña

vuelve a sus manos

mi pubis

a sus labios

 

termina

se retira

se repite

otro clímax

 

amanece

templada

de neblina

recuerdo

su nueva tarifa

 

me alejo

y me inclina

se agacha

y me fascina

 

ay

pide estar cerca

la vecina

que le arrienda

 

debilitado

y succionado

ella me deja

en retazos

 

enseña al espejo

sus retoños

 

mientras su vecina

lame mis despojos

desperdigados

y

como propina

les repito

por ambos lados

 

exhausto

ofrezco buena paga

y ellas

dolientes

me dejan

a corto plazo…

 

VICTOR ABEL NIQUINGA RUIZ.

11:57 p.m.

2000-IV-23

Comentarios1

  • Violeta

    escribes muy bonito me agrada tus poemas no te perdere de vista ...besitos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.