Isabella Eye Gren.

Hunto tus pies, con perfumes de Nardos.




Desciendes tu cual alta brisa,
y con las esencias de tus manos
brillo de amor muy,bien perfumado
tu mi esperanzas, en este holocausto.
Tal comoo arboles en riachuelos
reverdece, en ,muy renovados,
mis ojos buscando tu paz
bajo los crespusculos
en dias serenos.
Ella manchada,mujer e inocente
tomo tus pies, entre sus manos
mas yo no soy inocente,
cuando ella acaricio
huntando con Nardos perfumados.


¡Es la mujer que la iglesia escandaliza!
cuando solo de su alma salían caricias,
con perfume de nardos sus pies le lavó,
y con su cabello delicadamente los secó;
lo sagrado sus manos tocó,
un gesto de gratitud le dejó;
El Señor que es sublime
¡Su luz de amor le irradió!...
(victolman)


La noche cayo con una luz tenue, como invitándonos al relajo .
Tu y yo nos hundimos En un suave regazo , acariciándonos despacio nos vamos desnudando , mis manos van masajeando cada extremo de tu cuerpo , los dos nos vamos fusionando , hunto tus pies , con perfumes de nardos...Mi alma con tu alma ya están levitando los cuerpos gastando, todo deja de ser material para volverse espiritual, hasta que el sol se vuelva testigo de lo que hicimos prohibido...
Conte leandro


Untando desde tus pies hasta mi memoria
recorre el deseo de una dulce escoria,
y tan vacío me queda la mente cuando olvido
que untando tus besos a mi alma cerrada,
vienes como savia de un nardo junto conmigo,
recuerdo fielmente que por ti siento alivio.


Con este dulce aroma de nardos
el suave viento me acaricia y pienso en nosotros dos
suspiro al llegar al bellisimo recuerdo
en que acaricio y hunto, yo tus amados pies
con este hermoso aroma...aroma de nardos
soñando volver a entrepiernarnos
mordiendo yo tus pies que hunto
que dicha Dios!, que inmenso placer
solo con una caricia del amoroso viento
y su dulce aroma a nardos.


Con perfume de nardo lleno tu latir,arranco los cardos de tu sufrir.Dame tu mano herida,curarla es mi sentir,que es de humano,lo que yo siento por ti.


Hunto tus pies, con perfumes de Nardos.
Los acaricio y adoro
No levanto mi vista a tu mirada
La siento en mi está posada


Tan suave como el pàrpadeo
en el ala de una mariposa
tan tenue como la brisa
que besa mis labios
perfumo tus plantas
como el màs bello acto
de humildad.


Unto tus pies, con perfumes de Nardos.
Y sientas su olor Para que sientas el descanso
Los llenos de agua clara y perfumada
Para que sientas el amor que rebasa ese olor
Suave y sutil será tu descanso
Pues he untado tus pies
Con perfumes de nardo


Perfume de nardos,
saudades de tu alma,
a tus pies mis versos
son óleo de rosas,
y se lleva el viento
mil suspiros vanos...


Hace mucho tiempo
sucedió un día
allá en Betania
de allí era María
al igual que ella
feliz yo sería
transformando mezquindad
por inigualable alegría.
Con gran devoción
tu luz contemplaría
y se que por la emoción
hablar no podría
pero a mi pensamiento
tu lo escucharías:
“Hunto tus pies, con perfumes de Nardos”
. . . y también te expresaría:
Impídeme juzgar
no tan solo a María,
has de mi un instrumento
y que mi vida transmita
que a quien siga tu ejemplo
le darás “Amor, Fe, Perdón, Paz y Armonía”.
De: grabra.

Comentarios1

  • Isabella Eye Gren.

    Que bello ejemplo de humildad
    aquella humilde mujer cuando hunto
    los pis de Jesus siendo un aceite
    perfumado con nardos
    muy costoso en denarios
    e hay la la mayor expresion de amor
    y humildad que debemos desplegar
    por el hombre mas grande
    de todos los tiempos
    en estos dias criticos y dificiles
    pues buscamos la paz,el amor
    a todos gracias por participar
    en este poema fusionado espiritual.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.