Gustavo Soto

Soledad



Estoy solo,

alejado de la mano divina.

En este mundo de pesares y sufrimientos.

 

Solo.

Como aquel pequeño copo de nieve

que cae sin cesar.

Dejándose llevar.

Abatido por la tristeza.

Resignado a esperar

su tétrico pero reparador final.

 

Solo.

Esperando el retorno a mi ancestral morada.

Esperando la venida de la siniestra cosechadora.

La llamo:

"Oh, sombra reconfortante,

portadora de la poderosa guadaña mortuoria,

ven pronto a buscarme.

Libérame de esta prisión.

Llévame a mi hogar celestial".

 

Así la espero.

Debiendo resignarme.

Debiendo  esperar mi tiempo,

aunque pasen días, años, meses...

Abatido en este mísero cuerpo.

Cansado de tanto luchar

contra la estemplanza,

contra la soledad,

contra el mundo.

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Amigo Gustavo has escrito un hermoso poema que dice mucho de tu genialidad artistica y literaria.
    Saludos

  • Amediana

    Bellas letras, amigo poeta. Un placer haber entrado en tu espacio para disfrutar de este exquisito poema.
    Un abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.