Nano_Veliz

Buscando la Felicidad

 

Colmados de buenos augurios y felicidad tiene Rafael los ojos, porque le muestra Irene los suyos hermosos.

 

Palabras de aliento han sido las causas de esa justa felicidad de alegría y gozo, que muestran sus brillantes ojos.

 

El cielo me bendice a eterno sonoros, el mal lo aborrezco y al bien yo lo adoro.

 

Bien tú me dices, lo lindo y glorioso, las penas de ayer se pierden se olvidan, las alegrías de hoy...están presente.

 

Y a mi, necio que deje mis años mozo, sin conocer los valles, ríos, montañas y parajes hermosos.

 

El cielo me condene por tal estupidez de perder la naturaleza que dios puse a mis pies.

 

Pero hoy ya no quiero, ni perder de amar, ni la naturaleza, ni la cordillera y el mar, para encontrar ese amor que me dé pasión y felicidad.

 

El cielo me dará la claridad, el sol la sabiduría, la luna el entendimiento y la noche razonar, para empezar amar.

 

Autor: Hernán R. Cornejo Véliz



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.