Frances Villa

POEMARIA

 

 Y pudiera ser que las estrellas no tuvieran nombre por su pena

A pesar de todo nombre en la noche; como oscurece el día

Oscurece también mi alegría.

 

El cálido susurro de las estrellas en luna llena

 

Que existo en el día, pero que renazco por las noches eso no lo duda

A veces pienso que no recuerda mi nombre y se le olvida

 

Que este día concluye sin una despedida; de a besos, manos o mejilla.

No le es permitido hablar de noche o recibir visitas en el día

 

El cálido susurro de las estrellas en luna llena

 

Pareciera que como la noche, con una risa el cielo ella esconde

Sus ojos reflejan los colores de un arco iris innato

Pero no esta conmigo esta noche

 

El cálido susurro de las estrella en luna llena

 

Quisiera verla por las tardes al igual que puedo ver las estrellas de noche.

Muy a lo lejos en el infinito ellas repiten su nombre

 

La palidez de la luna denota y calca su mirada bella

Desnuda con un resplandor mi callada estrella

 

Pienso que no me quiere, pero que me quiere a veces imagino.

Es difícil esconder una ilusión cuando tus labios y vista

Delatan con una mirada, en un beso… el cielo vespertino

 

El susurro cálido de su nombre en luna llena

 

Con alguien? Con quien estará esta noche?

Mis pasos de aprisa la soledad recorren

 

Sin más ni más me despide con su risa alegre.

Será el ocaso del día o acaso el comienzo de la noche?

 

Y pudiera ser que las estrellas no tuvieran nombre por su pena

Pero nocturna y callada mi estrella una palabra lleva

El susurro cálido de su nombre en luna llena.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.