daniel arias

solo


corazón de plomo que baja solo
buscando un amor para
no quedarse el en un rincon
no cualquier amor uno que
de verdad conquiste su corazon


Un coche que acelera
imprudente va y viene en tu autopista
de mi amor carcelera,
dueña de mi conquista
y lugar donde esa púa se enquista.


Sentimiento de abandono,
soledad que nos aterra,
cuentas veces me cuestiono
¿es posible, en esta Tierra,
estar solo sin encono?
© Eduardo González Cuartango
14/07/2012


Y entonces el amor mismo me responde
_¿Será posible que te convoque a completarte en compañía
y pienses aún que existe estar solo?
No se está sólo, nada más esperas tu compañía
Envuelto en hilos de esa llamada soledad,
preparas tu nuevo ser en alado colorido
para encontrar al que viene hacia ti, justo en tu primer vuelo.
La soledad es el tejido desde el que esperas
y aprendes a volverte compañía.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.