Antonia Ceada Acevedo

No te extrañes que llegara

 

Cuando nos rodea la necesidad,

el tiempo no concluye en “el absoluto”

porque los sueños se turnan con el aprieto

Y  nos derramamos en jugadas  benditas.

Cuando nos apriete el requerimiento

del alma, después de ese hambre asiduo,

avivémoslo  con miradas de  mareas  bajas,

con sonrisas limpias y humildes

donde no  te extrañes…

cuando el menester  arañe el corazón

debemos seguir besando los anhelos

hasta esos  amaneceres  que carecen de olvidos

porque no dejaremos que viva dentro.

Llegara…

Llegará  “suavecito”  esas cosas raras

Que brincan  en el estomago y no es hambre

Y que atesoraremos  en un rincón del pecho

Para vivir y sobrevivir  eternamente.

Cuando nos abraza la desnudez de unos brazos

Hay que gozar de esas ráfagas de suerte

Que la vida brinda, pocas veces, en gratificación

por  aquellos tiempos  en los que nos dimos

a  las faenas  de amar en la sala oscura del desamor.

 

Llegara…  entrando por esas puertas abiertas ,suavecito, para robarnos la vida y renovarnos con  caricias nuevas, puras ;recién estrenadas …llegara.

 

Antonia  Ceada  Acevedo

Comentarios3

  • Francisco Caleros de la Roca

    Intrínsica la filosofía en tus letras.

    Saludos

    Jaime García Alvarez

  • SERGIO FERNANDO

    Buenos versos ,saludos Fer

  • vincen

    muy profundo muy hermoso



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.