-hed-

"Diferencias"

Hacer el amor es un arte plasmado en el lienzo de una cama, bañado en el agua de una playa, se empieza con suavidad aumentando la intensidad, se besa despacio, empiezas a conocer su cuerpo usando tus labios, dejando tu aliento en cada rincón de esa delicada mujer que ante ti se entrega, es hacerle el amor a ella, es hacerla sentir a ella no usarla para solo complacer tus ganas.

Es tentarla, seducirla y complacerla, es acariciarla con tus dedos rozando cada punto de su cuerpo, hacerla sentir el deseo cada vez mas intenso de liberar las ganas que guarda en su cuerpo de entregarse por completo, es demostrarle que puede confiar en ti y hacerla sentir con suavidad cada beso, cada caricia que vas a dibujar en esa figura de cristal que ante ti yace acostada tan tierna y delicada.

El sexo es solo el placer de un momento, es usar su cuerpo para complacer un deseo, es olvidarse de los pequeños detalles, es salir del paso de una manera brusca y con el simple sabor de un falso orgasmo inventado para hacer notar que son dos personas uniéndose pero cada quien pensando en sus propios intereses.

Hacerle el amor, es besarla, es presionarla con fuerza para que sienta tu presencia, para que sepa que estas también para protegerla, es desvestirla despacio, poco a poco cada prenda hasta ver su belleza completamente descubierta, es una rosa, son velas, es un ambiente preparado como una escena perfecta, es estar allí para ella, es acariciar sus piernas, es un masaje en su espalda, unos besos furtivos recorriendo su cuello, es jugar con su cabello.

Hacerle el amor, es llevarla al cielo, es disfrutar de todo su cuerpo sin penetrarla a cada momento, es provocarla, llevarla poco a poco al deseo aun mientras sus cuerpos no estén desnudos por completo, es entrar suavemente en su mente, tocar sus sentimientos, cambiar sus pensamientos, es vulnerar su voluntad de una manera delicada, que se sienta cómoda, que realmente se sienta amada.

Hacerle el amor, es compartir el momento, es unir ambos cuerpos en el momento justo, en el instante perfecto, donde ella deja de ser sumisa y tierna para ser una fiera indomable, insaciable, cuando ella descubra y sienta que el deseo se apodera de ella es cuando la intensidad aumenta, es cuando ella lleva las riendas, es cuando te dejas llevar por el baile de sus caderas.

Hacer el amor es un arte placentero, es dibujar en su rostro gestos de tentación y deseo, es cambiar la imagen de niña sensible y delicada por el de una mujer astuta y entregada, es la sutileza de entender su mirada, es la delicadeza de escuchar y dejarte llevar por sus labios, es encontrar el punto exacto donde su cuerpo pierde el control, es darle a su cuerpo la libertad de pensar con el corazón mientras su mente solo piensa en ir mas allá.

Para hacerle el amor a una mujer hay que ser un caballero, besar despacio su cuello, irla provocando despacio y por completo, son besos y caricias en su vientre, son roces sutiles e inteligentes en sus puntos mas débiles, es sentir la coordinación de su aliento con el tuyo, es pasear toda la noche recorriendo cada frontera de su cuerpo de princesa, es llevarla al cielo estando en la tierra.

Que mejor recompensa que ver ese rostro sonrojado, de ojos durmientes a tu lado sonriente, que mejor premio que una mujer perfecta entregándose la noche entera, es una imagen simplemente inolvidable ver su cuerpo sudado descansando envuelta en el lienzo de seda, entre esa transparente sabana blanca, es verla bañada por las luces de la mañana como una ángel agotada que ha perdido por momentos sus alas.

Muchos pueden alardear de tener sexo sin parar pero muy pocos son capaces de hablar de la manera en como hay que actuar cuando una mujer se entrega, tener sexo es algo simple sin reto y sin significado verdadero, es nada mas satisfacer un deseo carnal pensando en cualquiera aunque estés con ella tu solo la utilizas como muñeca…hacer el amor es un arte verdadero donde la mujer es el principal objeto del deseo y como tal hay que invadirla desde sus pensamientos, desde sus sentimientos, mientras vas acariciando cada punto de su cuerpo…hacerle el amor se trata de estimular su mente suavemente para que explote completamente y se entregue sutilmente a ese deseo y esa pasión intensa que la controla por completa, es hacer que su cuerpo lo maneje el corazón y sus deseos sin que se meta el cerebro y otros pensamientos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.