Ivonnes

Carta no ganadora ("Nuestra ruptura")

(Empezar –sólo empezar- a escribir una carta es muy difícil, ¿Saben?)

Empezaré así:

Espero que hayas disfrutado nuestra ruptura tanto como yo. O bueno, no tanto. Todas estas lágrimas que he derramado durante estos días han sido grandiosas, son algo así como un recuerdo permanente de que mi amor sigue latente, con toda la pasión que solía describirte casi diariamente; y estos fallidos intentos de olvidarte han sido memorables, ¿Sabes? Antes no había notado lo MUCHO que me harías falta si no estás ¡Hasta me cuesta respirar! Pero no te preocupes, no es nada que tú ya no sepas…


            En cuanto a “nuevos amores” creía que no te me habías adelantado, sabrás disculparme, pero entre tantos sollozos y noches en vela no me ha quedado tiempo de pensar en esas cosas… Quizás con el pasar de estos –horrorosos e interminables días- podré enfocarme en eso y tal vez volver a tener un buen semblante como para “levantarme alguito”.

            La verdad, aparte de recibir mucho apoyo interesado de algunos que tú solías llamar “buitres” en nuestra maravillosa relación, sí ha habido alguien que se ha mostrado compasivo, comprensivo e incondicional: ¡Gracias mamá! Prometo compensarte algún día todo lo que has hecho por mí. Además de eso, mis familiares y algunos de mis amigos también se han esforzado bastante por mantenerme alegre ¡Qué lindura de su parte! ¿No? Ellos también merecen aplausos y trofeos por haberme hecho feliz en estos momentos (bueno, por intentarlo casi exitosamente) pero de verdad, confieso, no sé qué hubiese hecho sin ellos.


            He tenido espléndidos días, ¡Hasta algunos en los que casi no he llorado! Además, he comenzado una “nueva dieta” casi ni me da hambre, fíjate… También he comenzado a disfrutar aún más algunas canciones, les comienzo a ver sentido hasta a las de mi –tan odiado- amigo Ricardo Arjona ¡Quién iba a imaginarlo! Apuesto a que ni tú, ni yo. Algo que sí lamento decirte –Y ojalá eso fuera lo único que lamentase- es que he vuelto a fumar… Pero no te preocupes, espero que alguno de estos días, recordando tus regaños y tu molestia, vuelva a dejarlo… Aunque no me culpes por querer hacer algo que sé muy bien que te molesta.

          

  Creo que ha llegado el momento de confesarte algo, que tal vez, al leer esto, ya hayas notado… Te he estado mintiendo, ¡Sí, mintiendo! Nada de esto ha sido maravilloso, desde que te fuiste no quiero hacer más nada que dormir, imaginando que al despertar todo esto será no más que una –Terrible, dolorosa, triste, trágica…-pesadilla; pero ni si quiera logro dormir bien, porque, cuando duermo, mis sueños solamente recalcan el hecho de que te has ido y me has dejado sola con todo este amor que tengo para ti. No puedo, no quiero, vivir sin ti. Te necesito ¡y sólo Dios sabe cuánto! Porque, a pesar de todo, mi mente sólo me dice una y otra vez lo felices que éramos y que podríamos seguir siendo. Cada paso que doy (en cualquier parte) es recordarte, a ti, mirándome, haciéndome reír, haciéndome sentir la mujer más feliz del universo con tus hermosas palabras y esos condenados abrazos que sólo tú me sabes dar.


Quiero volver a despertar a tu lado y hasta quiero ver esas películas que yo tanto odio y a ti tanto te gustan, quiero que me enseñes a jugar videojuegos y así entender qué tanto tiempo pasas jugándolos, para poder volver a pasar tiempo contigo. Quiero volver a ser sólo tuya, como siempre, quiero acariciar tu cabello y que te quedes dormido en mi pecho; quiero mirar otra vez en tus ojos esa alegría que sentías al volver a verme; quiero saber que todos los viernes, al salir del trabajo estarás esperándome en la entrada para preguntarme “qué haremos esta noche”; quiero cuidarte de esa gripe que me enteré que tienes; quiero decirte que tengo miedo de que todo esto sea para siempre, tengo miedo de no volver a besarte y no volver a decirte “Buenas noches, duerme rico”. Y finalmente…


Quiero poder volver a decirte que TE AMO, con mayúscula, en negrita, subrayado, con resaltador… con toda la pasión del mundo; Como sé (y tú también lo sabes) que nadie nunca te amará.

Siempre tuya, Laura Pinzón.

Comentarios3

  • Oriana14

    Bonita carta, sin importar si fue o no la ganadora abarca muy bien el sentir y varias etapas que pasamos luego de una roptura. Saludos =)

    • Ivonnes

      Muchas gracias por leer y por tu bonito comentario :)!

    • miguelangelor

      Excelso, esta carta altera los sentidos, por que llega a lo mas profundo
      de ser, felicidades.

    • Jose Felix Rodriguez M

      Que increíble carta un gusto haberte leido

      • Ivonnes

        Muchas gracias! me alegra que te haya gustado! 🙂



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.