M. C. Miranda

las estrellas

las estrellas, las estrellas...

suave luz en la oscuridad

dulce consuelo de los amantes

por la noche

suave arruyo

para quien las conoce

sabias consejeras de los niños

que sueñan con un mañana

y de sus padres

que los acompañan

porque las estrellas

son muchas cosas

y a la vez ninguna

porque son pra algunos

lo mas presiado del mundo

y para otros

motivo de vida

motivo de muerte

motivo de orgullo

motivo de suerte

la luz que ilumina

la luz que te enciende

el alma por dentro

y a la vez remueve

tus sentimientos

porque asi son las estrellas

que flotan en el cielo

tan claras como el agua

tan densas como el hielo

tan sueves como el viento

tan tibias como tu pecho



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.