Janeiro

Un ocaso al amanecer

No admires ojos tierna noche;

sólo dad vuestra compañia.

Cantaré tu infinito amor,

débil vestido de mi dolor. 

Un niño comprenderá,

paso de ayer y paso de hoy;

repetira no mañana so aprenderá,

apasionados os nos desconocimos.

 

Los mismos, otros mejores somos,

tú esperabas lo que yo esperaba;

tibia desnudez nos descubrinos,

somos juego en destino, abandonada.

Ojo de universo en paso de paloma,

que cubre lo que nos descubre;

el alba de mi ingenuidad volará,

y serpiente mi orgullo nada os quitará.

Ocaso de amanecer no mueras,

ante el alma del amor sin nacer;

fundimos pecho en tu pecho,

que no tiene velo sin padecer.

Nombre estelar borrarás,

estrella olvida el olvido;

Karla no os quitarás,

destierro que no he conocido.

Thyssen



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.