ragal

animal de granja

Tras tanto cariño,

Abrazos, miradas

Y un poco de alcohol.

En ti puse mis esperanzas,

En quien un día me entendió

En el abrazo que secó mis ojos,

Y más tarde los desbordó.

 

Levantaste la cabeza entre el montón,

Fuiste mi almohada,

El silencio,

Y una palabra de aliento.

Asomaste el hocico más allá,

Miraste muy adentro.

Y encontraste fisuras,

Grietas y goteras.

Indagaste en lo más hondo

Representaste tu papel

Y con la máscara en la cara

Afirmaste no querer querer.

 

Tiempo fue la palabra

Paciencia, su compañera,

Es la madre de las ciencias,

Pero léeme,

Yo soy más de letras.

Y tras la larga espera,

Como no, la verdad.

Te escondiste entre el montón,

Aquel del que te separabas

Aquel que despreciabas.

Ni cuenta te diste,

Tu propia acción

Explicó  cuál fue mi error.

Creerte diferente,

Confiar en el amor.

 

Ahora ya está todo roto,

Aquel por encima del rebaño

Era otro animal de granja,

Domesticado por un mundo

Que ni sabe lo que quiere,

Ni lo intenta averiguar.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.