Elo

Y FUISTE MI DUEÑO



Me vi enamorada

allí en tus pupilas

y suspiró mi alma

estando tranquila.



Estaba danzando

sutil en tus brazos

y me gustó tanto

seguirle a tus pasos.



Como levitando

entre melodías,

amor inventando

sin anomalías.



Me hiciste cosquillas

recorriendo oído

y yo estremecida

ya me has seducido.



Sintiendo tus manos

mi espalda acaricias,

en cálido abrazo

vibramos en brisa.



Tomaste mi cara

con dedos de seda

boca de esmeralda

el beso no espera.



Y probé tu savia

perfumando mi aura

y sentí en tu pecho

combinar las almas.



Y no fue sólo eso

con mi desenfreno

cautivó mi pecho

y fuiste mi dueño.



Eloísa Covarrubias González.


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.