Elo

ROCÍO DE MIEL



Déjame darte en los labios

besos  sabor de carmín,

siéntelos  como delirios,

esos que tengo por ti.



Contagiándote con ellos

apagándonos la sed,

quedando como destellos

y en sortilegios el ser.



Empalmándolos uno a uno

en mis labios y en mi sien

entre mieles oportuno,

liando corazones bien.



Abrigándome ternura

ver el alma renacer

y sentirte entre purpura

con el vuelo atardecer.



Tu resuello hacerlo mío

peregrinar tu ilusión,

ser yo siempre tu designio,

siendo mío corazón.



Déjame seguir besando

labios rocío de miel,

estando en ti suspirando,

estremeciendo mi piel.



Eloísa Covarrubias González.
 
 


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.