Paranoia

Puntos suspensivos



 

(Suspiros)

La pared blanca,
negra la pared,
entre cerrada
en el amanecer
de la mirada.

(Suspiros otra vez)

La muralla alba,
anochecida la muralla;
entre abierta
en el alma
en la oscuridad
de las palabras.

(Suspiros tímidos)

El cuarto callado,
incierto y, tímido,
apretado a la garganta
la mejilla tiembla,
el sonido del eco,
tumba a la muerte,
y la vida 
tumba al tiempo

(Y los puntos suspensivos tumban los suspiros
cuando más la caja de pandora tumba tu boca)

-Un beso-

 

 

Comentarios2



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.