Elisabeth Gómez Rascón

Tú solías esperar al atardecer sentada sobre una silla

Tú solías esperar al atardecer sentada sobre una silla,

devorabas la piel de las nostalgias hasta rabiar como

devorabas también la de tus uñas.

Yo te miraba y me preguntaba si es que tal vez habías olido

el aroma del universo pues era tu boca una selva afrutada

que hacía estallar a las estrellas para darle vida a mis sueños.

Tu solías decirme que el error mas grande fue darnos cuenta

de que no somos mas que otra especie empastrada sobre este

absurdo mundo,

que algunos vivimos con las manos sujetas por los clavos

de la ciencia que embellecen aún más a los versos que esconden

las primaveras e incluso todo aquello que nos aterra.

Y aquí estoy, sentada sobre una silla repensando tus ausencias,

intentando dar nombre a esas cien mil cosas que no hemos vivido

porque desde que tú no estás el atardecer siempre llega tarde.

 

Comentarios2



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.