Andres Zaabat

Soneto Baudeleriano

¿Acaso, Dios libertino, oíste

alguna vez al Demonio, llorando

en mis oídos sus blasfemias tristes,

dibujando sus dedos en mi cuello?

 

¿Viste Tú sus Ángeles al acecho,

con hoces que intimidaban la huída

del recuerdo, con ardientes piedras que

no extinguían y avivaban el fuego?

 

No, Tú jugabas con los versos tristes

que lloraban mi llanto, Tú contabas

lágrimas y lamentos, esperando.

 

¿Qué esperabas? ¡Oh Dios, cuánto contaste!

¿Debo agradecerte a ti devolverla,

o al Demonio por no haberla olvidado?

Comentarios1

  • colombiana

    obviamente solo de Dios vienen bendiciones y entonces a quien mas agradecerle cierto,, solo a él, bello y lindo que nos ama pese a nuestra debilidades, y fíjate te regala inspiración y aquí en este portal dejas tu sonetos con fuerza y talento.

    Dios te bendiceeeeeeeeeeee


    colombiana



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.