Amor Platónico

El Tiempo



Amo de la eternidad, tienes el dominio del espacio

Marcas cada instante y no detienes tu viaje

Y yo me quedo esperando una pausa,

Unos instantes para sentirlo cerca

Abarcas todo y nada porque al pasar arrasas

Con las esperanzas de tenerlo y abrazarlo

Inclemente y despiadado te pido un poco de calma

No arremetas con mis deseos de poseerlo y adorarlo

Porque si eres dueño del espacio

Puedes regalarme el momento, el soplo, el segundo

El tiempo para acortar las distancias

Para permitir acariciar sus pensamientos

Instalarme en su alma y permanecer silente

Hasta que entienda que es mi omega y mi alfa

Mis sentidos permanecen alertas

Para que cuando por fin pueda abrazarlo

El tiempo ya no corra y mantenerlo

Preso de mis brazos, pegado a mí pecho

Y no permitir sea arrancado

Por ti despiadado tiempo que pasas

Y envenenas mi alma con la hiel

Del desespero que me ahoga con su sabor amargo

Ven mi amado, ven y olvidemos el violento tiempo que pasa

Lcda. Lisbeth Gámez



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.