Rafael Merida Cruz-Lascano

Rafael Mérida Cruz-Lascano

Atardecer en el Prado

                 
                                 III

Los búcaros en flor forman rosario

llevando en su ánfora el néctar de abejas,

un néctar de oro y  naranjas viejas,

con el claroscuro aroma de apiario.

 

Do se apaga el vacuno trepidario

po´el  galopar de las muladejas.

A sus flancos,  cárdena y verdejas,

la ranchería mas allá… vecindario

 

¡Ho Vespertino sol ¡  En mi pecho ardes

y por tanta belleza anonadado

despiertas toda mi gala y  alardes.

 

¡Ho Tardes!  ¡He quedado enamorado!

Aseguro, no hay mejores tardes,

tardes, como las tardes en El Prado. 

 
 Rafael Mérida Cruz-Lascano

Comentarios2

  • Lucy Shines

    Lindo y colorido poema, Rafael. Saludos desde Argentina

  • H3c70r P3r32

    me imagino la hermosa tarde de ese bello prado, no existe una tarde mas hermosa que las tardes de Guatemala, saludos desde Xela, Hèctor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.