LIBERTAD MANQUE

TENTACION

Montado está el cielo en su mirada

cubriéndome.

 

La noche nutre la voluntad,

incitando más,

llama

y en torno a esta demencia,

desespero.

 

Por las calles blancas de sus sienes

atravieso, hurgando sin permiso,

quiero ver, quiero estar.

 

Me persigue el deseo,

mordiéndome va

enjugándome toda.

 

No hay letanía ni lugar

que me refugie,

usted me lleva en andas.

Y ese silencio que lo sostiene

me vuelve boca y boca hambrienta.


LIBERTAD MANQUE

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.