Caballero de la blanca Luna

Tormenta nocturna



Huyes a los brazos del silencio

Te vas hacia los litorales secos

Y no me oyes

Yo me quedo con las estrellas agonizando.

 

Desmadejado, tiemblo

La tarde se torna desabrida

La nostalgia es más amarga que la soledad

Algo en mi pecho no cabe

Y se infla y se desborda.

 

En estas mesas de café

¿La noche te poseerá como a mí?

¿Mi recuerdo te quitará el sueño?

¿Acaso pensarás en mí?

 

Se me parten las venas por pensarte

Me duele no tenerte cerca

Tal vez tú no lo entiendas

Porque déjame decirte

Que para un enamorado navegante

Una gota sirve para ahogarse

Y una noche muerta sirve de abismo.

 

Irónico es el amor, remedio que enferma

Afuera una luna roja despega las sombras de los árboles

Adentro, mis sueños corren prendiéndose fuego

Extendiendo su polvo en una cama desierta

Viene el sereno a echarme su capa fría.

 

Más de media noche y el sueño no se echa a mis ojos

Recuerdo tus ojos de chocolate cristalino

El eco de tu risa dirigiéndose al cielo lejos

Tu mano resguardándose en mi mano del frío

Y es que te juro que he tratado de pensar en ti

Pero no me ha funcionado muy bien.

 

No quiero quedarme en la orilla, ni en la sombra

Quiero viajar a lo que subyace, lo que no se revela

Tocar lo que no puede ser visto

Quiero ir más allá de tu cuerpo.

 

Llegar más profundamente, al negativo de tu alma

A dónde nace tu voz, la vertiente dónde siembras tus sueños

A la corriente cálida donde te sumerges

Al espacio marino dónde navegas

Al faro cósmico donde florecen tus ojos.

 

Pero a ti quizá ya no te importa

Te alejas, te haces la sorda, la desentendida

Ya no me buscas, ya no me llamas sirena ajena

No sabes lo que es este mareo inesperado que me agita

Las ganas de abrazarte con ternura.

Quiero llenarte hasta los bordes

Quiero cerrar tus poros huecos

Voy a calmar todas tus heridas

Llénate de mí

Quiero mojarte con la lluvia de mis besos

Quiero sentir todos tus dolores

Quiero desnudarte de tus miedos

Devorar las dudas que te atraviesan

Quiero absorber todos los silencios

Quitar las astillas, los vidrios rotos.

 

Contigo quiero ser un elemento

Poseer todo lo que te sobra

Quiero llegar a ti rápido y también lento

Y una vez que te haya despojado de todo

Cuando ya no tengas nada en torno a ti

Seré un jarrón que te envuelva

        Pequeña rosa mía.     

Comentarios5

  • zarita

    No quiero quedarme en la orilla, ni en la sombra
    Quiero viajar a lo que subyace, lo que no se revela
    Tocar lo que no puede ser visto
    Quiero ir más allá de tu cuerpo.

    me gusto

  • Caballero de la blanca Luna

    Ma alegra enormemente que te haya gustado.

    ;) saludos.

  • Anam Cara

    wow!!! k poema

  • LEO HENRY

    Buena exposición de un poema de amor con los verdaderos detalles del que sabe lo que es el verdadero amor. Bellos versos y buen tema.

  • Maria Isabel Velasquez

    HERMOSA CANCIÓN DE AMOR HECHA VERSOS ¡¡¡¡¡¡
    LINDO DÍA
    ABRAZOS DTB



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.