rouz64251

EL SABER DEL VAGABUNDO

Tan libre se percibe al ser errante

Aquel que transita por todo lugar

Esperando hallar una paz constante

En aquel sitio al que llamará hogar

 

Desligado de todas sus posesiones

Excepto las que guarda la memoria

El resultado de sus decisiones

Conocimiento de derrotas y victorias

 

Guarda el saber de miles de pueblos

Por los que tan silencioso ha pasado

Pues la sombra es el ente más atento

Y el silencio el escucha más dedicado

 

Todo ser vuelto igual ante su mirada

Capacidad para observar al corazón

Despojando las disímiles fachadas

Para escuchar el palpitar de su canción

 

Aprendió a consolar a los desdichados

A celebrar la felicidad del vencedor

A luchar contra el yugo de los tiranos

Aprendió del mundo a su alrededor

 

Ha admirado la belleza del amor puro

Ha visto el odio en un cruce de miradas

La capacidad creadora de todo ser vivo

Y la destrucción que causa su ira insana

 

Pues ha visto el núcleo del ser humano

Entre contrastes vanos, conservada igual

Amalgama de tonos oscuros y claros

Impredecible, pero hermosa al final

 

Es esa esencia la que le da esperanzas

En noches en que la derrota lo embarga

Por no encontrar en los vivos confianza

Sintiendo cada equivocación más amarga

 

Pues sabe que nunca es tarde para cambiar

Y que no existen errores incorregibles

El sabe que no hay que dejar de soñar

Aunque el paso del tiempo sea insensible

 

Sigue buscando entonces su pertenencia

Dentro de esta compleja humanidad

Con apariencia de malicia e inocencia

Con ciertos tintes de luz en la oscuridad.

 

Andrés Ruiz H.

Comentarios1

  • Ezekielo

    exelente, sigue asi!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.