airfg58

Historias Cotidianas - III (Tres)

Vegetaba sin propósito fijo

lo intrascendente podía constituir objetivo

para no darse el lujo de medir sus vacíos

había hecho de la soledad rutina

y de la rutina bandera

había dejado de quejarse hacia mucho

y de luchar 

mucho más.

 

Un día la vio

no era realmente hermosa

pero nunca supo por qué

se quedó preso en su sombra

tal vez su sonrisa

tal vez esa aura de seguridad que la envolvía

tal vez ese modo de expresarse que involucraba todo su cuerpo

lo cierto es que le cerró contrato a las costumbres

y se vistió de novedad.

 

Oportunidad y circunstancias se dieron cita

y más de un amanecer los sorprendió

piel con piel

el orden se perdió de sus rincones

y el silencio conoció de sus voces

las calles se aprendieron sus huellas

el tiempo empezó a tejer planes

y cuando por fin la historia inscribía sus nombres

ella

simplemente

dijo adiós.

 

Lo que más le duele

no es el regreso del silencio

- ahora mucho más callado que antes -

ni siquiera ese orden riguroso de su mesa de noche

lo que más le duele

es que ni siquiera era hermosa.

 

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

REGISTRO NO. 1202281211840

 

 

Comentarios2

  • airfg58

    Otra historia...

  • El Hombre de la Rosa

    BELLOS Y HERMOSOS VERSOS AMIGA MIA
    SALUDOS



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.