elio alves

Que haces?

Siempre pregunto el quehacer de otra vida,

y la pregunta de todos mis días, es ¿qué haces?

si te has visto al espejo tantas veces

como ha pasado el cometa por su lirio cercano

imagina entonces, cuantas veces te he besado

estando tu dormida y muy lejos de aquí,

cuando te he visto en mi sala como una flor

marchita con sed del vino de auroras

atenta al despertar de las ansias,

con el aliento enloquecido por el sudor

de la noche, y con la piel ajena caída

en el piso de oro, de mi evidente deseo.

 

¿Cuántas confusiones has forjado en la luz

de un solo día, cuantos suspiros se te han dedicado,

cuantos sueños has protagonizado

en los diversos teatros?

 

¿Cuántas confesiones se te han ideado?

con la infinita abundancia de épicos versos

o con cortejos que flotan solamente en parís.

 

Pregúntate pues, y sale al día siguiente

con la respuesta en los labios y el llanto listo.

 

Pues te darás cuenta de ti, y de la niebla embriagada

que también emanan mis poros, solamente por verte.

soy un niño que perdió el sueño, por creer

que estar despierto, es estar atento al palpitar de

tus manos, cuando el reposicionar de las agujas

mato la esperanza.

 

Duerme pues…yo estaré escribiendo

una necesidad tuya.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.